Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Bolivia

04 de Julio de 2012.- El proyecto de explotación del Mutún a cargo de la Jindal Steel Bolivia ha quedado prácticamente al borde del aborto este martes. La empresa india ha informado, mediante un comunicado, que no encuentra en Bolivia la seguridad jurídica necesaria para seguir realizando inversiones, mientras que el gobierno de Evo Morales aseguró que la compañía india “en la práctica ha abandonado el país”.

Las posiciones de una y otra parte han sido expresadas mientras _por las informaciones de ambas partes_, avanza la rescisión del contrato que fue suscrito con la promesa de convertir a Puerto Suárez en un polo estratégico de desarrollo, mediante la explotación del hierro e industrialización del acero.

“Las circunstancias citadas nos obligan a manifestar públicamente que Jindal actualmente no encuentra en Bolivia la seguridad jurídica necesaria para seguir realizando inversiones”, señala uno de los puntos del comunicado enviado la noche de este martes por la oficina de prensa de la Jindal Steel.

En cambio, el ministro de Minería, Mario Virreira, declaró que los principales ejecutivos de la empresa india no se encuentra en el país y que no hicieron conocer el nombre del representante legal que lo reemplace.

"Si no hay el representante legal (de Jindal) aquí en Bolivia, no tenemos otro camino que rescindir (el contrato). Esperemos que en los días que falta para dar la respuesta -hasta el 8 de julio- se apersonen las personas que dicen representar a Jindal", remarcó Virreira.

El año 2007, la Jindal Steel se adjudicó en 2007 el proyecto siderúrgico del Mutún, ubicado en el departamento de Santa Cruz, con la promesa de invertir 2.100 millones de dólares para la explotación del 50% del megayacimiento de hierro. Sin embargo, este año las fricciones entre el Estado boliviano y la empresa india se agudizaron al punto que fueron ejecutadas dos boletas de garantía por el monto de 36 millones de dólares.

Hace algunas semanas, la empresa inició el procedimiento para la resolución del contrato, según las cláusulas que han sido establecidas por ambas partes. En el comunicado, asegura que “pese a haber sido legalmente notificados, ni la ESM, ni las autoridades del sector de Minería hasta el momento, han comunicado de manera oficial ninguna respuesta, ni mucho menos han solucionado sus incumplimientos en el Contrato de Riesgo Compartido”.

Añade que no recibieron invitación alguna para “negociar y buscar soluciones conjuntas” y sostiene que los ejecutivos de la empresa india han sido víctimas de la persecución, mediante la acción de un fiscal de materia de la ciudad de La Paz.

El ministro Virreira aseguró que el Gobierno boliviano busca todavía una solución a las divergencias con esa empresa impulsando una negociación, pero dijo que "Jindal, en este momento, no tiene un representante legal en Bolivia.

Del mismo modo, la Jindal manifiesta su esperanza de “que las autoridades bolivianas y principalmente de la ESM (Empresa Siderúrgica del Mutún) cumpla sus obligaciones contractuales permitiendo de esta manera la continuidad del proyecto siderúrgico largamente esperado por el pueblo de Bolivia”.

Hidrocarburosbolivia.com
Portal Minero