Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Chilena tiene una opción preferente para comprar una participación minoritaria en el yacimiento, que es visto como la esperanza del desarrollo minero de Ecuador. Pero las expectativas se han aterrizado, pues no antes de una década se tomaría una decisión.

18 de Julio de 2012.- A la aventura ecuatoriana de Codelco le queda sólo un capítulo. El periplo de la estatal chilena, que mantiene hasta el día de hoy una alianza de exploración con la Empresa Nacional de Minería (ENAMI) local, ya ha participado en veinte campañas de exploración en el marco de esta asociación, de las cuales ninguna ha tenido éxito.

Este último capítulo, como en una buena novela, podría cambiar el giro de la historia. La trama, hasta ahora, apunta al fin de la campaña, de la alianza y hacer la pérdida. Pero el último yacimiento de la lista, Junín, podría provocar ese cambio.

El problema es que las expectativas de ambas partes son, por ahora, muy distintas. La semana pasada, el presidente de la Cámara de Minería de Ecuador, Santiago Yépez, señaló en una entrevista a Bloomberg que Codelco estaría negociando el acceso a la propiedad de Junín, al que calificó de “depósito de clase mundial” y con la suficiente cantidad de cobre y molibdeno como para compararse con las grandes minas de Perú y de Chile. Incluso, la comparó con el tamaño de Collahuasi.

Sin embargo, desde Chile surgen paños fríos, pues ni Codelco está negociando esta participación en la propiedad de Junín ni es tan claro que el depósito sea tan “world class” como lo plantean en ese país.

Esto último porque ni siquiera se han iniciado las perforaciones, por lo que difícilmente se podría saber cuál es el potencial. Lo único que hay es un sondaje que data de la década del 80 y que sí era auspicioso, pero que debe actualizarse.

En concreto, la campaña de exploración propiamente tal comenzará en 2013. Recién una vez que finalice se podrá saber de qué tamaño es Junín, iniciar un estudio de pre factibilidad y factibilidad y después ir a una decisión de inversión. Recién entonces Codelco decidirá si ocupa la opción preferente que posee, con la que podría adquirir hasta el 49% de Junín, pues la ley minera ecuatoriana obliga a que sea el estado el que tenga la mayoría de las acciones.

“Codelco tiene un acuerdo con el gobierno ecuatoriano, a través de la Empresa Nacional de Minería de Ecuador, ENAMI EP, para colaborar en exploraciones que esa empresa estatal ecuatoriana desea realizar. Desde 2008, en el marco del convenio, Codelco ha realizado trabajos de exploración básica en varios prospectos que pertenecen a ENAMI EP, es decir al Estado ecuatoriano. Sin embargo, hasta el momento no se ha materializado ningún prospecto de interés para ambas partes”, señaló Codelco de manera oficial.

AÚN NO HAY NADA
“En el marco de este convenio, no se han realizado exploraciones en el proyecto Junín (de propiedad de Enami EP), por lo que no se puede determinar la existencia de un cuerpo mineralizado, ni menos su tamaño o su ley. Por lo tanto, es falso que Codelco busque comprar un yacimiento en Ecuador”, plantea la compañía chilena.

No es la única empresa estatal local que está haciendo negocios en el país que preside Rafael Correa.

También lo está haciendo ENAP, que mantiene vigente una concesión de exploración de gas y petróleo en la Bahía de Guayaquil, y que estuvo interesada en ingresar a la explotación del yacimiento YTT, en la selva de ese país.

Debes saber
¿Qué ha pasado? 
Codelco y ENAMI EP comenzarán el próximo año las perforaciones para analizar el tamaño del prospecto Junín, ubicado en Ecuador. 
¿Qué se espera del proyecto? 
La minera estatal chilena mantiene como condición para entrar a diversos proyectos de inversión que sean de tamaño importante, y que entren dentro de la categoría de clase mundial.
¿Qué busca Ecuador? 
El país aún no desarrolla su minería, y espera hacerlo de la mano de Codelco.

Estrategia
Portal Minero