Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Ha permitido darle valor agregado a distintos sectores locales, entre ellos, salud, minería y energía.

03 de Julio de 2012.-  ?Medicina y el sector farmaceútico son los sectores en los que se ha visto el mayor impacto de la biotecnología, tanto a nivel mundial como local. Sus beneficios para la salud humana, asociados a soluciones en la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades, han impulsado fuertes inversiones en I+D y en el desarrollo de tecnologías que generen nuevos negocios.

No obstante, en la última década, esta rama de la ciencia ha ido cobrando cada vez mayor importancia en otros rubros, que han visto en ella un aliado para aumentar su productividad y atraer mayores recursos desde el extranjero.

Tal es el caso de Chile, en donde la biotecnología está jugando hoy un rol fundamental al otorgar valor agregado a sectores como la minería, energía y agricultura, no sólo beneficiando a una economía dependiente mayoritariamente de la exportación de sus recursos naturales, sino también inyectando inversiones desde el exterior, que entre 2008 y 2011 alcanzaron los US$ 170 millones, según cifras de Chile Biotech, entidad que tiene como objetivo el desarrollo y posicionamiento de la biotecnología chilena en el mercado local y en EEUU.

En este marco, el programa Biotecnológico de InvestChile, entidad perteneciente al Comité de Inversiones Extranjeras, ha materializado en los últimos años proyectos por US$ 37 millones en esta área, abriendo nuevas oportunidades de desarrollo. 

Más rentabilidad?

“La biotecnología es clave para aquellos países que desean tener economías de mayor crecimiento, pues logra transformar actividades tradicionales, como la agricultura y minería, en negocios más rentables y con más beneficios”, dice Patricio Manque, director del Centro de Genómica y Bioinformática de la Universidad Mayor. 

Por ello, su fomento en el país es primordial, afirma Alex Seelenberger, managing partner de Aurus Bios, uno de los dos fondos chilenos de venture capital que invierte en este sector.

La entidad destina recursos principalmente a la generación de biofarmacéuticos y biorrenovables -como los biocombustibles-, y en los próximos seis meses pretende financiar iniciativas por alrededor de US$ 5 millones.

Pero además de estas áreas, nuestro país está impulsando proyectos ligados a la minería, como es el caso de la extracción de cobre de baja ley con la ayuda de microorganismos.

La iniciativa, desarrollada por la filial de Codelco, Biosigma, recupera el valor de este mineral en un 99% mediante la “biolixiviación de minerales sulfurados primarios de baja ley, aumentando el valor de los recursos y las reservas mundiales de cobre”, explica Ricardo Badilla, gerente general de Biosigma.

La tecnología, financiada con más de US$ 3 millones, está en su fase final de prueba en la división Radomiro Tomic, y luego será implementada a nivel industrial.

Un lugar en el mundo?

Para Felipe Camposano, presidente de la Asociación Chilena de Biotecnología (Asembio) y director de Chile Biotech, las aplicaciones biotecnológicas en la industria doméstica son múltiples y por, ende, jugar un papel proactivo en promover su desarrollo resulta clave para aumentar el interés internacional en nuestro país. 

“Chile tiene condiciones muy competitivas para tomar un rol protagónico a nivel global en temas de biotecnología, sobre todo si ésta se asocia a recursos naturales, y puede convertirse en un buen lugar para que los principales actores de esta rama en el extranjero, aterricen aquí en etapas tempranas y demuestren que es económicamente viable producirla”, asegura Camposano.

DF
Portal Minero