Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Perú

El conflicto por la explotación minera en la región de Cajamarca, en el norte de Perú, que esta semana dejó cinco muertos, tiene una antigua historia de casi 500 años desde que el último emperador inca, Atahualpa, ofreció toneladas de oro a los españoles a cambio de no ser ejecutado, pero no logró salvar su vida.

09 de Julio de 2012.- El futuro de la paz social está en juego a partir de este lunes, cuando se concrete en Cajamarca una trascendente reunión entre el presidente de la región, que lidera las protestas contra un proyecto de la estadounidense Newmont, con una misión de la iglesia católica que busca facilitar el diálogo con el gobierno.

Un inicio auspicioso podría derivar en más reuniones de cara a lo que hoy parece un acuerdo imposible, debido a las posiciones irreductibles: el gobierno apoya el proyecto Conga como parte de su política de fomentar una minería responsable y cuidadosa del medio ambiente y los cajamarquinos no quieren nada con él.

El encuentro entre Gregorio Santos, presidente de la región de Cajamarca, y los dirigentes provinciales de esta región con el obispo Miguel Cabrejos y el padre Gastón Garatea será la primera señal en nueve meses de un intento por acercar posiciones entre Cajamarca y el gobierno central por el proyecto Conga.

"Ojalá se abra una nueva etapa, alguna luz puede aparecer, pero la solución al tema Conga tiene que pasar por revisar el rol de la minería en el desarrollo de Cajamarca", dijo a la AFP Marco Arana, sacerdote suspendido por el Vaticano y líder ambientalista en la lucha contra Newmont.

Arana sostiene que "para crear condiciones de paz social, se deben paralizar las obras en Conga; investigar las muertes y desmilitarizar la zona; y cesar los procesos judiciales contra los líderes cajamarquinos".

El proyecto Conga, que impulsa la minera Yanacocha -que controla Newmont-, es rechazado por buena parte de la población de Cajamarca porque teme que afecte al medio ambiente de la región, incluidas las fuentes de agua. Sin embargo, cuenta con la bendición de vastos sectores que no quieren que la región pierda esta inversión de 4.800 millones de dólares.

El controvertido proyecto aurífero prevé el secado de cuatro lagunas altoandinas y su reemplazo por reservas de agua artificiales.

El gobierno de Ollanta Humala decretó el martes y durante 30 días el estado de excepción (la militarización) en tres provincias de Cajamarca donde hubo cinco muertos y 25 heridos por la protesta antiminera.

Además, la región pugna por recuperar la calma y el comercio por volver a la actividad después de 30 días de huelgas parciales.

Fuentes de la minera señalaron a la AFP que iniciaron en Conga los trabajos con "150 trabajadores y 15 máquinas consistentes en controles ambientales: barreras para controlar sedimentos, erosión, barreras de piedra, habilitación del drenaje adecuado previos a la construcción del reservorio Chailhuagón".

Las alusiones históricas al oro de Cajamarca y su incidencia en el futuro de la región asomaron estos días: nadie olvida aquí que el 26 de julio de 1533, los conquistadores españoles ejecutaron en esta ciudad al inca Atahualpa, el último emperador del Tahuantinsuyo, voz quechua para designar el imperio incaico. Atahualpa fue asesinado pese a que les ofreció a las huestes de Francisco Pizarro un cuarto de unos 40 metros cuadrados y 3 de alto repleto de oro a cambio de su vida.

"Simbólicamente, la metáfora funciona. El oro del rescate fue llevado a Cajamarca desde todo el Tahuantinsuyo" (que abarcaba en el siglo XV desde el norte de Chile hasta la actual Panamá), dijo a la AFP el historiador Nelson Manrique, profesor de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

El famoso cuarto de Atahualpa, conocido como 'El cuarto del rescate', existe aún y se halla a escasos metros de la plaza donde murió Atahualpa. Es uno de los lugares más visitados por los turistas, que pagan dos dólares por verlo.

Los cajamarquinos de a pie que se oponen al proyecto minero han comparado la codicia de los españoles con la de las mineras extranjeras que los despojan de sus riquezas, contaminan sus tierras y ríos y los hacen más pobres al incrementar la brecha de desigualdad.

RNW
Portal Minero