Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

La entidad dice que cada peso invertido por privados renta cinco veces, mientras que socialmente renta 11 veces para el Estado.

23 de Julio de 2012.- El Consejo Nacional de Producción Limpia (CPL) es una institución con más de 10 de años, sin embargo, para la mayoría de la ciudadanía su nombre y su rol son desconocidos.

El organismo que depende del ministerio de Economía, tiene como objetivo buscar Acuerdos en Producción Limpia (APL) con reparticiones estatales y firmas privadas. “Somos una entidad público-privada que fomenta acuerdos voluntarios, no somos fiscalizadores. Esa es la gran diferencia con los roles tradicionales del Estado”, explica el director ejecutivo de la institución, Jorge Alé.

Así, el ingeniero civil industrial de la Universidad de Chile aseguró que el objetivo autoimpuesto por la institución para el presente ejercicio es firmar al menos siete acuerdos. “Ya hay tres firmados y vienen dos más en los próximos 30 días”. El objetivo, aseguran desde el CPL, es replicar estas iniciativas en diferentes regiones del país. “Las PYME se nos estaban quedando atrás en relación con los temas ambientales y producción limpia, la idea es fomentar la articulación entre los públicos y el sector privado”, explica Alé.

Desde su creación, el Consejo de Producción Limpia ha firmado 73 acuerdos. De ellos 32 son a nivel nacional y 41 en regiones. Actualmente, la cartera de acuerdos que existe en el Consejo contempla 80 proyectos, de ellos 40 están en nivel de ideas, 14 en prefactibilidad, 10 en incubación, 11 diagnóstico y 5 en negociación. Un acuerdo lo pueden firmar varias empresas y, explican, hoy en día hay 5.400 empresas involucradas en alguna iniciativa.

Un antecedente importante dentro de los APL, es que estos son acuerdos voluntarios, por ello, cuenta Alé, en general las empresas son reacias a involucrarse en estas iniciativas. “Al principio hay un cierto temor y dicen que el contamina es el otro, entonces prefieren no colaborar y que lo haga el culpable, pero en la medida que se van dando cuenta de los beneficios que tiene y el bienestar que producen a las poblaciones aledañas, cambian de actitud, esa es la experiencia que hemos tenido”, afirma.

Así, desde el Consejo de Producción Limpia hacen un llamado a las empresas a sumarse a estas iniciativas con cifras en mano. Afirman que la rentabilidad privada de los acuerdos es altísima. “Por cada peso que invierten los privados, les renta cinco veces”, en cambio, en rentabilidad social, “por cada peso que invierte el Estado, tiene una rentabilidad de 11 veces”.

Un ejemplo de lo positivo de los Acuerdos de Producción Limpia, son los convenios que se lograron con los restaurantes de Con Con.

Según Alé, muchos no quisieron sumarse y los que se sumaron se dieron cuenta que les iba mejor. “Tenían menores costos por el manejo de residuos, el ahorro energético, el ahorro del uso del agua y, además, la calidad del producto que venden era de muchas mas categoría, porque era un producto que respetaba el manejo higiénico de todo el proceso, por lo tanto, era inocuo alimentario (que no hace daño)”, explica el director ejecutivo de la institución.

Lo anterior se reflejó tras un brote de enfermedades entéricas en la zona, donde muchas personas terminaron intoxicadas, sin embargo, los restaurantes con APL no evidenciaron problemas.

DF
Portal Minero