Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Bolivia

De acuerdo con datos de la bolsa, el 16 de julio, día en que se anunció la rescisión del contrato de riesgo compartido para la explotación de hierro del Mutún, las acciones de esa empresa se cotizaban en 431,90 dólares y un día después descendieron a 415,45 dólares. 

24 de Julio de 2012.- La cotización de las acciones de Jindal Steel & Power en la Bolsa de Valores de Bombay (India) no cayeron abruptamente tras su salida del país, lo que, según expertos, permite concluir que su participación en Bolivia y en el Mutún todavía no era preponderante.

El Gobierno, a través del ministro de Minería, Mario Virreira, aseguró en más de una ocasión que Jindal se valió del contrato suscrito con el Estado boliviano para especular con sus acciones en el mercado bursátil.

De acuerdo con datos de la bolsa, el 16 de julio, día en que se anunció la rescisión del contrato de riesgo compartido para la explotación de hierro del Mutún, las acciones de esa empresa se cotizaban en 431,90 dólares y un día después descendieron a 415,45 dólares. Ayer, el valor de cada título de la empresa hindú se cotizaban en 414,20 dólares.

“Por la noticia en Bolivia no ha sido una caída significativa (de sus acciones), ha caído algo”, explicó el ex presidente de la Bolsa Boliviana de Valores (BBV) Armando Álvarez, quien hizo un análisis al respecto.

Además, consideró que la relación con Bolivia para la explotación de hierro del Mutún, que comenzó en 2007, incidió “en algo, pero no significativamente” en la mejora de la cotización de las acciones de esa empresa.

Según los datos de la BSE, a partir de 2007 las acciones de Jindal Steel & Power en la bolsa de la India comenzaron a subir.

Méndez afirmó que ello no se debe propiamente a la vigencia del contrato, pues recién estaba iniciando operaciones y no tenía grandes expectativas sobre el mismo, si no a otros factores como las cotizaciones alcistas de los minerales o su expansión a otros países. “Es una empresa grande que tiene bastantes operaciones. Bolivia era relativamente importante en sus operaciones, pero tiene operaciones en otros países; la influencia de Bolivia no era significativa”, aseguró.

Similar fue el criterio expresado por el analista hindú Niraj Shah, de Mumbai Fortune Capital Corredores de la India, quien aseguró que el valor de las acciones en la bolsa no tomaron en cuenta el proyecto boliviano.

“La terminación del proyecto boliviano es positivo para la compañía, ya que ayudará a desviar las inversiones a proyectos más fructíferos”, aseguró.

En su momento la empresa india también negó haber recibido un solo dólar de beneficio.

Jindal firmó un acuerdo en 2007 con el Gobierno para desarrollar 20.000 millones de toneladas de reservas del Mutún.

Datos del proyecto

  • Acuerdo El contrato de riesgo compartido entre Jindal Steel Bolivia y el Estado fue suscrito en 2007. La empresa se adjudicó la explotación del 50% del yacimiento del Mutún.
  • Ubicación El cerro Mutún se ubica en un área de 65 kilómetros cuadrados, en la provincia de Germán Busch, en el departamento de Santa Cruz.
  • Capitales El proyecto contemplaba una inversión de 2.100 millones de dólares para la producción de acero.
  • Valoración Se estima que el yacimiento de hierro tiene reservas de 40.000 millones de toneladas de hierro.
  • Versiones El Gobierno asegura que Jindal no cumplió con el contrato, pero la empresa alega que las inversiones no pudieron realizarse porque el Gobierno incumplió primero. 

Análisis
Teófilo caballero EconomistaLas empresas extranjeras conocen cuál es el trato que se les da. Hay una serie de aspectos en Bolivia en los que el Poder Ejecutivo no ha trabajado, pues no hay una nueva Ley de Inversiones, un nuevo Código Minero, no existe una nueva Ley de Hidrocarburos. El tema de las tomas y avasallamientos a los predios productivos son aspectos que nunca se acaban. Bolivia necesita la inversión extranjera, más allá del dinero que podrían traer las empresas, traen tecnología, traen también el know how, el saber hacer, los conocimientos en procesos productivos.

Con lo de Jindal se da una pésima señal porque hay dos demandas de arbitraje en París y una demanda penal en Bolivia. Son una más de las muchas señales negativas que ha dado el Gobierno porque no nos olvidemos que hay una serie de demandas, de inversionistas extranjeros que han sido afectados en sus intereses.

Si bien es cierto que el Gobierno tiene el legítimo derecho de iniciarle una acción penal a Jindal, pero también el inversionista extranjero tiene el legítimo derecho de apelar a instancias internacionales.

Los contratos son acuerdos de parte y sobre esa base un contrato se puede resolver o modificar, pero lo que pasa es que aquí hubo incumplimiento inicialmente del Gobierno y fue de ahí que vino el incumplimiento de la Jindal, en realidad ambos son corresponsables de que el proyecto no haya marchado y haya fallado la inversión.

FmBolivia.net
Portal Minero