Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

En base a cuatro escenarios, una línea de corriente alterna, de 1.500 MW de capacidad, sería la alternativa más recomendada para unir ambos sistemas.

31 de Julio de 2012.- ?Cuatro proyectos alternativos fueron los escenarios que miró la consultora Synex –ligada a los expertos Sebastián Bernstein y Renato Agurto- para analizar una evaluación económica de una interconexión de los sistemas del Norte Grande (SING) y Central (SIC), por encargo de la Comisión Nacional de Energía (CNE). Los resultados del reporte, que adoptó un horizonte de análisis de 2017 a 2033, indicaron que las alternativas arrojan “beneficios económicos para el país”, dice Bernstein.

Estos beneficios netos van desde US$ 519 millones hasta unos ?US$ 1.471 millones, en valor presente; es decir, la suma de los beneficios en cada uno de los años futuros, “actualizados” al año inicial (2019), explica Bernstein.

Los cuatro escenarios contemplados fueron dos en corriente alterna y dos en corriente continua, con capacidades de 1.000 y 1.500 MW en cada tecnología. La interconexión partiría en enero de 2019 y contaría con que el refuerzo de la línea de 500 kV Polpaico-Cardones esté en operación desde 2017, cuyo proceso de licitación están en curso.

Al mirar los cuatro escenarios, “los beneficios netos son algo mayores para una interconexión de 1.000 MW. En cuanto a la tecnología para la interconexión, los beneficios netos resultan parecidos para corriente alterna y corriente continua. Sin embargo, por razones de flexibilidad para la apertura de sub estaciones intermedias que se requiera establecer, resulta más conveniente establecer la interconexión en 500 kV, corriente alterna”, dice el informe.

La tasa de descuento para efectuar la evaluación económica es relevante: por ejemplo, para el escenario base –con una tasa de descuento de 10%-, una línea de corriente alterna con 1.500 MW de capacidad, genera un valor presente de beneficios netos por US$ 570 millones; mientras que con una tasa de descuento de 7,5%, los beneficios serían de ?US$ 1.471 millones.

El estudio también analizó cuáles serían los beneficios si es que ninguno de los proyectos de Aysén –HidroAysén y Energía Austral- se concretaran. En este caso, “los beneficios para la alternativa de interconexión de 1.500 MW aumentan en US$ 135 millones en relación con los obtenidos en el caso base”.

“En definitiva, el consultor recomienda desarrollar la interconexión SING-SIC en 500 kV corriente alterna, para una capacidad de 1.500 MW”, puntualiza el reporte de 74 páginas, que contó con la asesoría de Mercados Energéticos Consultores.?

Trazados y costos?

El informe ubica el inicio de la interconexión en la subestación Cardones en el SIC, cercana a Copiapó. Luego, el informe ve dos posibles puntos de conexión con el SING: en las subestaciones Encuentro o El Cobre.

Si se escogiera una línea de corriente alterna, de 1.500 MW de capacidad, una conexión en la subestación El Cobre (de E-CL) demandaría una inversión de ?US$ 487,3 millones, entre la subestación y la línea, mientras que el costo de operación sería de ?US$ 14,62 millones al año.

En el mismo escenario, pero conectándose en Encuentro, la inversión sería US$ 580,6 millones –US$ 84,4 millones serían para la subestación y otros US$ 494,2 millones para la línea-, con un costo de operación de unos US$ 17,42 millones al año.

Con los estudios en la mano, la CNE esperaría los resultados de la licitación de la conexión ?entre Santiago y Cardones, lo que está en proceso, y se adjudicaría ?entre octubre o noviembre. Tras ?ello, los planes son lanzar el concurso para unir ambos sistemas el ?próximo año, para que ello sea ?realidad aproximadamente en 2018.

DF
Portal Minero