Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Bolivia

El investigador y analista económico Pablo Pobeda consideró ayer que la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) tiene el desafío de convertirse en el actor central del proceso productivo minero nacional y consolidarse como una "poderosa" empresa generadora de ingresos para el Estado, que en menos de un mes revirtió las concesiones mineras de las empresa Sinchi Wayra, de la suiza Glencore, y Mallku Khota, de la canadiense South American Silver.

12 de Julio de 2012.- "Yo creo que ahora es la oportunidad del Gobierno de encarar un desarrollo minero a partir de los yacimientos de Comibol para hacer una Comibol poderosa como fue después de 1952, que tuvo el control de la minería y que gracias a los excedentes de este sector se pudo desarrollar los yacimientos petroleros (...), la agroindustria, la minería mediana. Entonces, no hay que tenerle miedo a que el Estado se haga cargo de las minas", dijo en entrevista con la red ATB.

A su juicio, el Gobierno también "tiene que hacer un política redistributiva mejor, tiene que tratar de emplear a todos los trabajadores que están en el sector cooperativistas (...) y de esa forma solucionar el problema social de más de 80 mil trabajadores mineros que existen actualmente".
Para Pobeda la minería boliviana sigue siendo poco rentable y sin industrialización, puesto que la inversión extranjera directa solamente llega a determinados proyectos donde están garantizadas las ganancias.
A modo de ejemplo, indicó que la explotación desde 2009 del yacimiento San Vicente (Potosí), a cargo de la canadiense Pan American Silver, en los diez años de vida útil pagará unos 28 millones de dólares por concepto de regalías.
"Cuatro millones de dólares irían al municipio de Atocha, considerando que este municipio tiene 7 mil habitantes, en diez años tendremos un ingreso de 555 dólares por habitante y anualmente 55 dólares. ¿Con 55 dólares por habitante se va a proyectar desarrollo a esa región?", cuestionó.
En ese contexto, el experto añadió que a pesar de que las leyes reconocen al Estado, a las empresas privadas y cooperativas como los únicos facultados para ejecutar proyectos mineros en el país, lamentablemente dijo que cada actor "jala por su lado", lo que deriva en avasallamientos.
Recalcó que Comibol debe convertirse en el "actor central" del desarrollo minero boliviano para frenar esos conflictos y mejorar los ingresos del Estado.
"Yo creo que la Comibol tiene que actuar rápidamente. Esta tendencia hacia el alza (en el precio del mineral) que es positiva y favorable no se la está aprovechando", complementó.

Jornadanet.com
Portal Minero