Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Marginales en parte importante del SIC están cercanos a US$100 el MWh, gracias a que el aporte de centrales de pasada y embalse casi duplica a la térmica. Hace un año era al revés y los marginales superaban los US$200.

18 de Julio de 2012.- Llueve o no llueve este invierno? Para el sector esa era “la” duda a resolver durante este año, tanto por un tema tarifario como de disponibilidad de energía, que hasta el año pasado mostraba un panorama preocupante: embalses semi vacíos y combustibles para termoelectricidad disparados.

Pero finalmente 2012 ha sido un año lluvioso, lo que permite ajustar las perspectivas y relajar tanto a generadores como a distribuidores y clientes: luz y, lo mejor, luz barata, sí va a haber este año.

Ya en junio pasado, los indicadores mostraban un panorama auspicioso, con 51% de participación de la hidroelectricidad en el SIC (48,2% termoeléctrico) versus 33% en igual mes de 2011, en el que el aporte agregado de las centrales a diésel, carbón y GNL duplicaba al hidro, con sobre el 66% del sistema y, además, con costos marginales disparados (US$202 el MWh en promedio).

Ahora en julio, la situación es todavía más auspiciosa. A la fecha, de acuerdo con los reportes preliminares del CDEC, el aporte hidroeléctrico supera el 61% versus 38% térmico y 1% eólico. Esto ya está impactando los costos marginales, que en algunas barras están por debajo de los US$100 (ver infografía).

De acuerdo al programa del CDEC-SIC de julio, la operación proyecta que el 63,7% sea hidroeléctrico, aún con el decreto de racionamiento vigente hasta agosto próximo, según un informe de la consultora Systep.

¿Esto anticipa cambios en las tarifas? Depende del tipo de cliente. Para los usuarios residenciales, prácticamente no, porque las tarifas están ajustadas a contratos de largo plazo, cada uno con sus propias variables.

“En fijaciones tarifarias no tiene casi efecto alguno, pues con la sola excepción de una pequeña fracción de clientes, las distribuidoras tienen hoy casi todas precios resultantes de contratos licitados y, por tanto, indexados con otros parámetros, no costos marginales ni lluvias”, explica el socio de Electroconsultores, Francisco Aguirre.

El experto agrega que hubo en forma excepcional una participación entre 2010 y 2011 de los costos marginales en los indexadores de precios regulados, pero ello desapareció totalmente en mayo pasado, por las modificaciones en los contratos.

La situación cambia cuando la contraparte no es un usuario residencial, sino que una empresa o cliente libre, que no está sujeto a contratos de largo plazo o que sí lo está, pero que incorporan en su redacción la indexación a marginales.

“Ellos tienen una baja de precios en la proporción que sus contratos dependan de los marginales”, agrega Aguirre. Todo esto confirma la sujeción que tiene el sistema eléctrico a las lluvias y a la generación hidroeléctrica.

LO QUE VIENE
¿Qué pasará en los próximos años? Ya están listas varias unidades que deberían entrar al sistema entre 2012 y 2013, entre ellas, Santa María (343 MW), Bocamina II (342 MW), Campiche (270 MW) y Angostura (316 MW), entre otros, señala Systep.

El problema es después de esa fecha, el plan de obras de la CNE consideraba que Castilla, Hidroaysén, Los Robles, Punta Alcalde, Río Cuervo y otros más sustentaran el crecimiento del sistema. Todos ellos hoy están paralizados por distintas razones.

Pulso
Portal Minero