Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Perú

Hace casi dos semanas, Newmont anunció que aceptaba las recomendaciones de un equipo de peritos para implementar un plan de mitigación más estricto.

05 de Julio de 2012.- Mientras las autoridades en Lima celebran los avances del gasoducto en Camisea, otros proyectos de inversión extranjera generan más polémica. Ayer cientos de manifestantes desafiaron el estado de emergencia impuesto por el gobierno peruano en el norte del país, enfrentándose con la policía durante protestas contra el proyecto minero de la estadounidense Newmont, que dejaron en la víspera tres muertos y más de 20 heridos.

La policía detuvo a uno de los principales activistas de las protestas, el ex sacerdote Marco Arana, en momentos en que acompañaba a manifestantes en la plaza principal de la región de Cajamarca, dijeron representantes del dirigente.

El estado de emergencia, que autoriza a los militares a restablecer el orden público y restringe la libertad de los ciudadanos, fue decretado el martes por Lima tras el episodio más violento contra el proyecto de oro y cobre Minas Conga de Newmont Mining. Los trabajos habían estado parados desde noviembre por una sucesión de protestas de pobladores que temen que dañe sus fuentes de agua y contamine la región de Cajamarca.

Hace casi dos semanas, Newmont anunció que aceptaba las recomendaciones de un equipo de peritos para implementar un plan de mitigación más estricto.

El presidente Ollanta Humala, que garantizó el respeto al agua y el desarrollo responsable de Minas Conga, había advertido a los manifestantes que no toleraría actos violentos contra la propiedad privada y pública.

A fines de mayo, otra protesta contra la transnacional Xstrata por un mayor aporte económico para la zona de Espinar donde opera, dejó dos muertos.

DF
Portal Minero